runner
Runner: el marketing se encuentra con el deporte


Seguro que tienes algún amigo runner, yo mismo tengo varios que van desde el runner ocasional hasta el apóstol del running. Y lo más curioso es que parece que esto del running es una cosa nueva, y no el deporte más antiguo. Es más, se trata de una disciplina compleja con un montón de accesorios imprescindibles… Eso de calzarse unas zapatillas y salir a correr es una cosa de los ’80 o ’90, cuando se hacia footing, o jogging. Pero parece que el runner tiene poco en común con el atleta de toda la vida, así que si quieres saber qué ha cambiado en el ancestral rito de salir a correr, acompáñame y vamos a desentrañarlo.

Runner: su equipo básico

Bikila barefoot runner

Quién le iba a decir al bueno de Abebe Bikila, la de gadgets que necesita el runner!!

En la imagen puedes ver a Abebe Bikila, atleta (de aquella, lo del runner no se estilaba) etíope que ganó su primera maratón olímpica en Roma en 1960, ¡¡corriendo descalzo!!. Está claro que tampoco era lo habitual, pero es cierto que en aquella época el equipamiento a disposición de los atletas (antepasados del runner, recordad;)) era más bien espartano: unas zapatillas de una sofisticación nula, un pantalón corto y una camiseta de tirantes… y ¡a correr!

Hoy en día las cosas han cambiado un montón: zapatillas con cámara de aire, suelas de diferentes rigideces, tipos especiales para pronadores, supinadores… Y las zapatillas son sólo el principio en esta revolución del mundo runner!! Existen multitud de accesorios para convertir lo que era una carrerita o trote sin pretensiones en una actividad totalmente supervisada, personalizada y medible hasta en sus más ínfimos aspectos. Y, por su puesto, en esta sociedad del 2.0, las redes sociales, etc. no podía faltar el aspecto social del runner. Da igual si corres en Madrid, Nueva York, o en un pueblo perdido en el lugar más recóndito… el runner del siglo XXI tiene a su disposición infinidad de herramientas para presumir de su ritmo por kilómetro, o de la última paliza que le ha metido a sus piernas.

modern runner

El runner moderno y sus cachivaches

Así pues, ¿Cuáles son esos artilugios que te convertirán en el próximo Haile Gebrselassie? Analicemos la anatomía del runner de arriba hacia abajo:

  • Cabeza: probablemente el rincón con menos tecnología… quizás por lo incómodo. Aún se estilan las bandas de toalla, si te va el estilo retro. Si no, una buena gorra y, quizás unas gafas de sol, cumplirán su cometido y te darán ese toque cool que estabas buscando.
  • Brazos: necesitarás unas clásicas muñequeras de toalla para enjuagarte el sudor, un reloj/pulsómetro/pulsera inteligente y una buena funda con la que atar tu smartphone o reproductor de mp3. Especialmente importante es que lleves una app en el smartphone para encargarse de registrar tu ruta gracias al GPS (que también puede ir en ese maravilloso reloj Garmin o Polar de tu muñeca), animarte en los momentos de bajón con esa canción heavy de cuando te pedían el carnet en los bares y, lo más importante… llamar al SAMUR cuando la patata no de más de sí 😉
  • Torso: aquí, sin lugar a dudas, la estrella es la banda del pulsómetro. Si eres un atleta clásico reconvertido a runner, vienes del ciclismo o, simplemente, tienes unos añitos… tu elección será Polar. Si, por el contrario has decidido meterte a esto en el último momento, te lo han regalado, o eres un geek de tomo y lomo, utilizarás un equipo de Adidas que se sincronice con la app de tu iPhone, o quizás un Garmin, que según esa revista de runners que has ojeado en una tienda, es lo que parte el bacalao. Desde luego, si no quieres que los runners que te crucen te miren con desprecio, una camiseta de algodón vieja de aquel concierto ya olvidado no es la mejor opción… búscate algo en la sección running que tenga un nombre con glamour: Dri-Fit, Climacool, ForMotion, ClimaLite… y, ya puestos, en un color que ciegue a todo aquel que ose cruzarse en tu periplo runner. Si llevas un tiempo corriendo, y ya estás en forma, restriégaselo por la cara a esos gorditos que empiezan a trotar, enfundándote en unas mallas que ríete tú de Spiderman 😛
  • Piernas: un campo aún no muy explotado. Dispondrás de los típicos pantalones de deporte, o de leotardos de diferentes longitudes. El verdadero shock te sobrevendrá cuando descubras que unos miserables calcetines o medias no sirven para el runner: debes usar compresores, a ser posible que lleguen justo por debajo de tus rodillas. Compensarás el aspecto ridículo que te dan cuando puedas hablar durante horas sobre sus beneficios para descargar los gemelos, ante esa panda de neófitos de tu parque habitual.
  • Pies: la joya de la corona del runner… las zapatillas. Aquí hay poco que decir, las hay a patadas. Pronadores, supinadores, con cámara de aire, voladoras… Yo me pierdo. Lo que siempre funciona es contar que tienes unas con una buena cámara para entrenar día a día y unas voladoras de tan solo –inserta un número al azar- gramos para las competiciones. ¿Pronador o supinador? Da igual, nadie se va a fijar… juégatela.

 Tipos de runner

Te mentiría si dijera que me he documentado extensamente sobre este punto… Más bien voy a categorizar a los runners con los que me he cruzado hasta hoy, que creo que son una muestra significativa.

  • El atleta: una especie en peligro de extinción. Un tipo serio y concienzudo, cargado de fuerza de voluntad, que corría cuando no era cool y nadie sabía lo que era un runner. No necesita más que unas zapatillas decentes y, a veces, un chubasquero (nada de goretex ni cortavientos…un chubasquero). Le encontrarás corriendo en sendas de tierra y parques, pues la práctica de ejercicio continuada habitualmente se ha cobrado su peaje en los meniscos. Recomiendo que nunca le retes, pues estos individuos tienen la capacidad de humillarte, dejarte tirado en una cuneta, y seguir trotando de forma indiferente. Ejemplo: mi padre, 65 años, y no me veréis retarle a una carrerita.
  • El “gordito”: ¡Mucho cuidado! Este es otro individuo sumamente peligroso. Es ese compañero del colegio, no muy dotado para la práctica del deporte, pero que decidió perder peso el último año de instituto. Mientras tú cambiabas de ciudad para estudiar tu carrera, encontrabas trabajo, te casabas… Él ha seguido saliendo a correr día tras día, llueva o truene. Ni se te ocurra fiarte de su aspecto poco cuidado o su equipamiento normalito. Debajo de esa sudadera que jurarías que ya llevaba al colegio, hay un par de pulmones hipertrofiados y esperando cobrarse su venganza después de todos estos años. Le encontrarás en las pistas y gimnasios del mismo club deportivo al que ibas con 18 años. Ejemplo: prefiero no ofender a nadie 😉
  • runner gadgets

    los gadgets del runner converso

    El converso: este es un ejemplar curioso. Se compone de todos aquellos que aborrecían el atletismo en su momento, y se dedicaron a otros deportes con más o menos éxito. Los estudios y el trabajo se los llevaron a una vida sedentaria y, ahora, se dan cuenta de lo cool que es el running. Se han equipado hasta los dientes, y no entienden salir a correr sin pulsómetro y smartphone. Su trabajo/mujer/master les impide correr con la frecuencia que quisieran (excusas!) pero, cuando lo hacen, siguen un método centífico, extraido de foros de internet, revistas de running y expertos… hablan más que corren, totalmente inofensivos. Ejemplo: yo mismo… ¡qué le voy a hacer!

  • El evangelista: habitualmente, es un converso que, a base de tesón y tiempo, ha logrado ser un runner reconocido. Es temido en todos los parques de su vecindario, y necesita expandir su territorio, así que comienza a apuntarse a carreras populares. Es el referente en varios foros de internet y en su lugar de trabajo/estudios. Le reconocerás por una combinación de equipamiento: no utiliza todos los gadgets que tenía cuando era un converso, pero no le verás utilizar una camiseta cualquiera, o unas zapatillas de marca blanca (en ocasiones se desmarca de Nike y Adidas, llevando unas Mizuno, Saucony o incluso Asics). Ni se te ocurra hablarle de running, si no tienes tiempo para una clase magistral. Ejemplos: mi compañero @jp_lifesabeach y el gran @pablocarmenado (alma de los drinkingrunners), auténticos apóstoles de la iglesia runner.

¿Cómo surge esta tendencia? Marketing runner

Te estarás preguntando como se pasó del footing o jogging, aquella excentricidad de yuppies que salían a correr por Central Park en las pelis de los 80, a la ciencia del runner actual, con toda una industria dedicada a satisfacer sus ¿necesidades? En mi opinión, todo es fruto de las acertadas campañas de marketing de las grandes marcas, principalmente Nike y Adidas.

Durante años hemos visto anuncios impactantes en televisión, ensalzando los momentos de introspección del runner, sus reflexiones filosóficas en la soledad de su carrera matutina… Auténticas obras de arte televisivas, en las que se ensalza la fuerza de voluntad, el culto al cuerpo (eso si, desde un punto de vista sano, al menos). Todo ello sazonado con unas líneas de ropa y calzado muy agresivas, rompedoras, que nos llevaban a querer correr para  justificar la compra de ese chándal, esas zapatillas, etc. De hecho, se ha coronado al running como más que un deporte, una forma de evasión de la rutina y los problemas.

runner evasion

Running como forma de evasión

Por otra parte, el ritmo de vida actual, sin tiempo para seguir una agenda programada de clases deportivas en un club, las grandes distancias en la ciudad, las jornadas maratonianas en la oficina… hacen que la mejor opción para ejercitarnos al aire libre, sin hincharnos a hacer pesas en un gimnasio, sea el running.

Y, para concluir, os dejo un vídeo que durante años fue la síntesis perfecta de lo que significaba ser un atleta. Hoy en día es un poco viejuno, pero ¡a quién no le gusta esa banda sonora!

Opt In Image
TE HA PARECIDO INTERESANTE?
SUSCRIBETE Y NO TE PIERDAS NINGUNA ENTRADA!!

Suscríbete y recibe un correo cada vez que se publique una nueva entrada!!!

Colabora y utiliza los botones bajo este cuadro para enviar la entrada a tus redes sociales

The following two tabs change content below.
Francisco Benito López es el creador de este blog y autor pricipal. Ingeniero Industrial. Master en Electrónica. Global MBA en IE Business School y +Module en TI e Innovación Digital. Interesado en tecnología, marketing y negocio. Geek a tiempo completo.

Latest posts by Francisco Benito (see all)

Trackback para esta entrada: aquí

11 pensamientos en “Runner: el marketing se encuentra con el deporte

  1. Aquí uno de los globeros campeones de su portal aludidos… Aunque no sé si estoy de acuerdo con el cajón donde me has metido, pillo la indirecta. Ya era hora de que te sinceraras conmigo.

    Lamentablemente, no te servirá de nada, voy a seguir dándote esas teoréticas que ya veo tanto te gustan (¡para muestra, esta entrada en tu blog!!!). Y espérate que no arranque con el ciclismo muhahaha

  2. Jajaja, muchas gracias, Javi. Espero con ansia tu disertación sobre ciclismo. Avísame para llevarme folios y tomar apuntes para una futura entrada del blog… aunque ya sabes que en esa materia tengo otras fuentes más cercanas.

    En cualquier caso, todos los conversos necesitamos algún evangelista cerca que nos haga sentir culpables de estar tirados en el sofá 😛

  3. Pingback: Runner: el marketing y el deporte

  4. Muy bueno el post Fran! Muy divertido!
    El running está en un boom total! Y existe mucho negocio a su alrededor: marcas deportivas, bebidas energéticas, gadgets, incluso organización de carreras… pero la cuestión es se va a mantener o es otra moda pasajera?

  5. Muchas gracias, Roberto!

    La verdad es que esa es una incógnita para mí, a día de hoy. De cualquier modo, aunque se quede solo en una moda, prefiero esta a algunas otras…
    Una cosa que hay que valorar también es la apuesta que hacen las grandes marcas. Con todo el dinero movilizado en marketing y publicidad, ya se preocuparán de mantener viva la moda, jejeje.

  6. Muy bueno Fran !
    Te han faltado “los inconscientes ” esos que durante años no hemos hecho nada y queremos empezar cuando el cuerpo ya no acompaña y por supuesto no podemos llegar a runners y nos tenemos que conformar con ser walkers e intentamos el camino de Santiago y estamos destrozados la semana siguiente .

  7. Fran; ya lo he dicho por varias RR.SS. quiero que tu gloria no solo se vea en los blogs de runners donde hemos colgado tu post. Amigo, sublime, brillante, bueno muy bueno. Hay varios similares por los foros pero ninguno tan completo y con ese fino humor tuyo entre Ingles y Andaluz…seguro que eres Asturiano de Ponferrada? Un abrazo y gracias por la mención un halago. Aunque mas que evangelista soy Católico jajajajaja

  8. Gracias a todos por vuestros comentarios y ánimos. La verdad es que tranquiliza no ser el único inconsciente que intenta abarcar más de lo que humanamente puede.
    Pablo, sabes perfectamente que hablas con un gijonés de pura cepa ¿Ves? Acabas de darme otra excusa… estoy acostumbrado a un clima más suave, cualquiera sale a correr en Madrid con el calor que os gastáis aquí!! Bueno, más me vale que no lo piense tanto y me calce las zapatillas…

  9. Excelente articulo. corrí desde los 16 a los 31 ( por mis rodillas) años y experimente ser un bicho raro.. y justo cuando lo dejo hay esta fiebre. Me encuadro en la categoría Atleta

  10. Pingback: Yo cuantificado, midiéndolo todo - franciscobenito.es

  11. Pingback: Adidas miCoach Smart Run: en el buen camino - franciscobenito.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *