3D printer
Impresión 3D: ¿moda pasajera, o futuro?


La impresión 3D ¿Por qué tanto revuelo?

Últimamente, se está hablando mucho sobre este tema. Existe una gran cantidad de información en internet, y los medios tradicionales acostumbran a hacerse eco de los enormes avances que ha experimentado esta tecnología en los últimos años. Pero, realmente ¿De qué va esto de la impresión 3D? ¿Cómo pueden afectar al usuario de a pie todos estos avances? ¿Tendremos algún día un equipo de impresión 3D en casa, como quien tiene una impresora tradicional o una webcam? A continuación, intentaré aclarar algunos conceptos básicos y ver a dónde nos lleva todo esto.

¿Qué es la impresión 3D?

La impresión 3D, en esencia, es una serie de tecnologías de fabricación aditivas. Es decir, son procesos que, mediante la adición de capas de material sucesivamente, permiten fabricar una pieza tridimensional. Existen varias maneras de hacer esto, que ahora discutiremos. Para ir abriendo boca, aquí tenéis una animación bastante instructiva de cómo funciona una máquina de impresión 3D por sinterización láser.

makerbot 3D printer

Impresora 3D de Makerbot

Existen varios tipos de procesos de impresión 3D, pero principalmente debemos distinguir entre aquellos depositan materiales líquidos que son posteriormente curados mediante diferentes técnicas y los que utilizan fusión o ablandamiento del material para producir las capas. También existen métodos de impresión por laminado, en los que se cortan diferentes capas de material, para despues unirlas entre si, aunque este método no es tan habitual. La elección de un método u otro determinará qué materiales pueden utilizarse con el equipo. Los procesos más comunes utilizados en los equipos de impresión 3D son los siguientes:

  • Deposición por extrusión: utiliza una boquilla de extrusión alimentada por un filamento de metal o plástico que se funde para hacer pasar por la boquilla. Mediante un mecanismo de control numérico, se va posicionando la tobera para que deposite el material siguiendo el diseño. Con esta técnica suele utilizarse plástico ABS o policarbonato.
  • Impresión 3D por inyección: la impresora esparce capas de plástico o resina en polvo, y mediante una boquilla, va inyectando un coaligante que provoca el endurecimiento selectivo. Una vez tenemos la pieza, el polvo que no se ha compactado, es reutilizable.
  • Sinterizado selectivo por láser: esta técnica, que es la que se aprecia en el vídeo más arriba, se basa en el principio de sinterización, que permite lograr el compactado de material en polvo a temperatura inferior a la de fusión. El medio para lograr alcanzar dicha temperatura de manera selectiva en partes concretas del material, es un rayo láser. Lo interesante de éste método es que permite utilizar materiales metálicos, como el polvo de titanio, y también cerámicos, consiguiéndose unos resultados muy curiosos.

Si bien existen bastantes más métodos de impresión 3D, los que hemos citado nos permiten hacernos una idea bastante buena de en qué consiste todo esto 🙂

Todo esto suena muy industrial ¿Qué tiene de atractivo para mí?

mandíbula 3D

Impresión 3D de prótesis humanas!!

Es evidente que la impresión 3D supone un avance para las empresas. La capacidad de prototipado rápido que provee, a cambio de un coste relativamente bajo es el sueño de cualquier ingeniero. Y por no hablar de los últimos avances en biomedicina, con la impresión de prótesis… Con sólo combinar los resultados de un scanner y un programa de diseño 3D, podemos tener una prótesis a medida lista en tiempo récord, y asegurarnos un encaje perfecto.

Sin embargo, percibir las ventajas que esta tecnología pueda llevar a los hogares quizá cueste un poco más, y tengamos que ilustrarlo. A continuación, algunos objetos que podemos imprimir, baratos y ¿útiles? Cada cual que decida por sí mismo…




El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Está bien… ¿Llegaré a tener una impresora 3D en mi casa?

La pregunta del millón… Llegados a este punto, todo depende de lo friki que seas (vale, no te ofendas… geek). Está claro que tener un equipo de impresión 3D mola, pero hoy por hoy, no es para todo el mundo.

En primer lugar, para poder utilizar una impresora 3D, tienes que manejar un software de modelado 3D. Desde complejas suites industriales, utilizadas por ingenieros desde hace años, como SolidWorks, Catia, Inventor… pasando por programas más o menos profesionales de diseño 3D como 3DStudio, Blender, etc. y hasta llegar a programas de manejo sencillo e intuitivo como Sketchup, está claro que hay un abanico de posibilidades que se adapta a cada usuario… pero me extrañaría ver a esos familiares a los que nos costó enseñar a utilizar Office, o incluso el navegador de internet, manejar este tipo de programas. De todos modos, hay que señalar que existen infinidad de sitios en internet dedicados al aprendizaje de este tipo de programas, así como varios repositorios interesantes, donde descargarnos modelos ya terminados, para imprimir o modificar… Sin ir más lejos, el 3D Warehouse de Google, antigua propietaria de Sketchup, con infinidad de modelos compartidos.

Por otro lado, está el tema del precio… Si bien ha bajado un montón en los últimos años, e incluso existen iniciativas libres como RepRap, para aquellos dispuestos a construir su propia impresora 3D… aún es una inversión importante. Desde unos 1700$ por un modelo básico de Makerbot en adelante (existen otros modelos más baratos, pero prefiero ceñirme a una compañía más notoria, que parece que siempre genera más confianza en un potencial cliente), no es un dispendio desdeñable.

Entonces ¿Cuál es el futuro de la impresión 3D?

Puesto en el papel de adivino, en mi bola de cristal no veo impresoras 3D en cada casa… al menos no en los 10-15 próximos años. Lo que si veo es un montón de empresas, universidades y hackerspaces (prometo hablar de estos últimos en otra entrada) comprando o fabricando su propia impresora 3D, y dándole un uso intensivo, extendiendo las capacidades de fabricación más allá de lo que estamos acostumbrados.

También veo un auge de los servicios de impresión 3D online. Sitios como Shapeways, Sculpteo, I.materialise que nos permiten imprimir nuestros diseños y recibirlos en casa por unos precios cada vez más ajustados, o comprar diseños de otras personas, si no somos duchos en el manejo de programas CAD.

Como ya me he extendido más de lo que pretendía, y el tema podría dar para más… me despido por ahora, con un fragmento de The Big Bang Theory

Enlaces relacionados con esta entrada:

Opt In Image
TE HA PARECIDO INTERESANTE?
SUSCRIBETE Y NO TE PIERDAS NINGUNA ENTRADA!!

Suscríbete y recibe un correo cada vez que se publique una nueva entrada!!!

Colabora y utiliza los botones bajo este cuadro para enviar la entrada a tus redes sociales

The following two tabs change content below.
Francisco Benito López es el creador de este blog y autor pricipal. Ingeniero Industrial. Master en Electrónica. Global MBA en IE Business School y +Module en TI e Innovación Digital. Interesado en tecnología, marketing y negocio. Geek a tiempo completo.

Latest posts by Francisco Benito (see all)

Trackback para esta entrada: aquí

4 pensamientos en “Impresión 3D: ¿moda pasajera, o futuro?

  1. ¡Un gran post! No veo el momento de comprarme una… Aunque a lo mejor es un poco voluminosa para ponerla encima de la mesita de noche…

    • Hola, Henar!

      Está claro que los equipos industriales como los que aparecen en los vídeos de la entrada, no están hechos para tener en ninguna casa (al menos no en una de un tamaño normal :P). Sin embargo, las impresoras de makerbot, por ejemplo, tienen un tamaño bastante ajustado, no mucho mayor que una impresora láser de oficina, o algunas multifunción. Claro está que esto afecta directamente al tamaño máximo de piezas que permiten imprimir.

  2. Pingback: docdown|engdown

  3. Pingback: maker, la revolución manitas - franciscobenito.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *